Logo Raes__Es

3ª edición del curso internacional sobre alimentación escolar capacita a más de 2 mil profesionales

Capacitación de la Cooperación Internacional Brasil-FAO fue ofrecida a participantes de Colombia, Guatemala, Perú y República Dominicana.

Brasilia, Brasil, 19 de agosto de 2022. La sesión de cierre de la tercera versión del curso “Alimentación Escolar como Estrategia Educativa para una Vida Saludable” contó con la participación de altas autoridades de los cuatro países participantes – Colombia, Guatemala, Perú y República Dominicana -, los socios de la Cooperación Internacional Brasil-FAO y más de 1,200 estudiantes del curso de la región. El evento fue transmitido online y tuvo hasta momentos emotivos al final.

Paola Barbieri, analista de proyectos de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), en la apertura del evento resaltó la importancia de cómo las acciones del curso promovieron la capacitación y fomentaron el intercambio de experiencias para la generación de capacidades. «Puedo asegurar que esta causa será siempre prioritaria y muchísimas gracias a todos los que participaron. Les invito a seguir trabajando con nosotros».

En representación del Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación, Luciana Gottschall, felicitó a los estudiantes y dijo que las capacitaciones son muy relevantes para una mejor ejecución de la política de alimentación escolar. «La escuela es un espacio muy privilegiado para la implementación de acciones de educación alimentaria y nutricional (EAN) y para fomentar el desarrollo sostenible».

Daniela Godoy, oficial de seguridad alimentaria de FAO, señaló que 56 millones de personas padecen de hambre en el año 2021, que la inseguridad alimentaria continúa imperando en la región, y se encuentra sobre el promedio mundial. Ella destacó el rol de la alimentación escolar, no sólo para garantizar alimentos a los estudiantes, sino también para el fomento de sistemas alimentarios más saludables y sostenibles.

Israel Ríos, oficial de nutrición de la FAO, dijo que uno de los logros más importantes del trabajo de la Cooperación Internacional Brasil-FAO en alimentación escolar, ejecutado desde el 2009, fue el cambio de paradigma de una mirada asistencialista para el de una política que garantice el derecho humano a la alimentación.

Najla Veloso, coordinadora del proyecto Consolidación de Programas de Alimentación Escolar en ALC agradeció a la FAO por decir que esta institución es el puente que permite llegar hasta lugares donde no sería posible. «Somos una corriente y por eso llamamos de red a este esfuerzo de estar juntos, de estar moviendo todo eso que se pasa en términos de construcción de la alimentación escolar que soñamos para nuestros estudiantes». Najla también presentó los datos del trabajo a lo largo de los trece años de Cooperación entre países en este tema. Fueron desarrollados 15 cursos semi presenciales y virtuales, 200 eventos, seminarios, talleres, webinars e intercambios, llegando a más de 42 mil personas en 19 países.

La clase magna del cierre del curso fue presentada por Manuela Cuvi, oficial jurista de la FAO, quien habló sobre el rol de los marcos jurídicos para la política de alimentación escolar. Manuela recomendó una mirada integral hacia las leyes y mencionó logros obtenidos por marcos legales de la región, como aumento en las tasas de matrícula, reducir la deserción escolar, compras de productos a pequeños productores, y el desarrollo socioeconómico de comunidades locales. «Los marcos jurídicos deben ser armonizados para permitir alcanzar los distintos objetivos y pueden ser abordados por una amplia variedad de políticas». Concluyó diciendo que un marco normativo es un conjunto de instrumentos y que las «leyes deben ser políticas de Estado y no de Gobierno».

Mariana Escobar, Representante de la FAO en Perú, dijo que hay evidencias de sobra que muestran cómo los programas de alimentación escolar vienen siendo fundamentales, especialmente en la pandemia, por la garantía que tienen de acceso a alimentos, a pesar de extendidas cuarentenas y de la crisis sanitaria, sequías, incendios y huracanes. Se hace urgente mantener y fortalecer siempre los canales que garanticen el derecho a la alimentación. Y en ese sentido los PAE son privilegiadamente el instrumento para optar por parte de los gobiernos».

Para Mariana Escobar, este esfuerzo de capacitación aporta sustancialmente al desarrollo de políticas públicas en torno a la AE y en innovaciones en esta materia. «Se generan comunidades de conocimientos e intercambio de experiencias entre países a través de estos cursos, lo que permite ir avanzando en redes de cooperación horizontal que, esperamos, se puedan sostener en el tiempo».

El curso

Milagros Espinoza, coordinadora de la 3ª versión del curso, dijo que un diferencial de la actividad fue la interacción con los estudiantes, especialmente al escuchar las demandas y en los encuentros internacionales que reunieron ejecutores de la política de alimentación escolar de los cuatro países, mostrando su importancia para las naciones y los estudiantes.

«El curso termina aquí, pero nuestro compromiso con la alimentación escolar todavía continúa», señaló, invitando a los participantes a acceder a la página web de la Red de Alimentación Escolar Sostenible – www.redraes.org. Los tutores Alejandra Brunet y David Pastrana también dieron sus palabras finales a los estudiantes, agradeciéndoles por el interés y el compromiso de finalizar la actividad pese a la gran carga de trabajo que todos enfrentan.

Los países

«Los objetivos alcanzados permiten el fortalecimiento de capacidades de profesionales de las áreas de nutrición, educación, salud y agricultura, para el desarrollo e implementación de los programas de alimentación escolar», dijo Fredy Hinojosa, representando el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma, de Perú. Para él, la articulación entre todos los actores que participan en la prestación del servicio alimentario es sumamente importante.

Desde Guatemala, Vilma Hernández, viceministra de Educación, agradeció la oportunidad de capacitar a los profesionales del país, reconociendo la importancia del intercambio de conocimientos y experiencias. «Es un factor esencial para la calidad del programa no sólo para nuestro país, sino para todos los países de América Latina. Sabemos que el curso fortalece los conocimientos en materia de seguridad alimentaria y nutricional y va a ser un gran apoyo para que sigamos contribuyendo a crear entornos saludables en nuestras escuelas».

A su vez, Juan David Vélez, de la Unidad de Alimentos para Aprender – UApA, de Colombia, destacó la participación de 559 colombianos y la articulación en pro de los beneficiarios del programa de alimentación escolar. Mencionó que los profesionales y técnicos son los responsables por hacer funcionar y elevar la calidad de dicha política, agradeciendo a los organizadores del curso y a los estudiantes.

Por ende, en representación del Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil – INABIE, Yomaira Tejada destacó la importancia de acciones de capacitación como este curso. «Esto nos brinda herramientas para cambiar los sistemas de alimentación, de forma que podamos garantizar el acceso a una alimentación sana, segura y sostenible».

Emoción

Al final, Najla Veloso, coordinadora del proyecto de alimentación escolar de la Cooperación Brasil-FAO, hizo una reflexión sobre la importancia de compartir conocimientos y experiencias. «La manera más bonita que uno puede ser solidario es poniendo en las manos de otros lo que fue aprendiendo a partir de las oportunidades de la vida. El conocimiento es la clave que cambia la vida humana para todo lo que se quiere lograr», dijo. «Conocer cambia no solo a quien conoce, no solo a quien aprende, pero cambia la vida de todos que pueden pasar por las personas que aprendieron».