Logo Raes__Es

Países innovan durante la pandemia para seguir ofreciendo la alimentación escolar

En encuentro internacional del curso Vida Saludable, Colombia, Guatemala, Perú y República Dominicana presentaron los cambios y adaptaciones en sus programas de alimentación escolar.

Brasilia, 20 de julio de 2022. La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, hizo muchos países cambiaren la oferta de alimentación escolar y, de cierta manera, se ´reinventaren´. Este fue el caso de Colombia, Guatemala, Perú y República Dominicana, países que tuvieron que innovar en sus programas de alimentación escolar durante el período de pandemia. La experiencia de los cuatro países fue presentada durante el II Encuentro Internacional de la 3ª edición del curso Alimentación Escolar como Estrategia para una Vida Saludable, llevado a cabo el 14 de julio pasado.

El curso es una iniciativa del proyecto Consolidación de Programas de Alimentación Escolar en ALC, ejecutado por la Agencia Brasileña de Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE), el Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación del Ministerio de Educación (FNDE/MEC) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el marco del Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO. 

Najla Veloso, coordinadora del proyecto, inició su participación en el evento detallando la importancia de la alimentación escolar durante la pandemia, reforzando esta política como estrategia eficiente para garantizar alimentos de calidad a alrededor de 20% de la población de los países. También recalcó el rol de las compras públicas a la agricultura familiar y de la implementación de las estrategias de educación alimentaria y nutricional para fortalecer esta política y garantizar sus resultados.

«En los últimos años, hemos observado avances muy importantes en los programas de alimentación escolar de toda la región. Me gustaría destacar en este evento los casos de Brasil, Colombia, Guatemala, Perú y República Dominicana», dijo Najla, que agregó: «No era así hace una década, eso fue construido por el esfuerzo de todos ustedes». 

Israel Ríos, oficial de nutrición de la FAO, presentó los datos actualizados de la inseguridad alimentaria en la región, donde 56,5 millones de personas no logran obtener comida para satisfacer sus necesidades. Además, mencionó el exceso de obesidad y sobrepeso crecientes y el rol de la alimentación escolar como política fomentadora de hábitos saludables, desde una mirada integral para la nutrición y la compra a la agricultura familiar. «Por eso, es muy importante fortalecer los técnicos y gestores de la alimentación escolar en nuestra región». 

Los testimonios de los países

El evento virtual contó con la especial participación de la Ministra de Educación de Guatemala, Claudia Ruíz Estrada, que resaltó la relevancia de la vinculación entre la alimentación escolar y la agricultura familiar. Señaló que los menús deben tener pertinencia cultural, respetando lo que se produce en la comunidad y la cultura de los pueblos. Según la ministra, son elaborados anualmente listados de alimentos saludables y la validación de las propuestas de menús es definida conjuntamente.

Con la crisis sanitaria, fueron desarrolladas entregas en raciones a los hogares de los estudiantes guatemaltecos, con acuerdos ministeriales para permitir mantener esta cobertura. Agregó que, a partir de 2023, todo el sistema educativo será atendido por la alimentación escolar. «Hemos dedicado tiempo para poder mantener el programa de alimentación escolar como programa estrella del gobierno y poder fortalecerlo. Este año, se amplió el presupuesto y para el próximo no se amplía sólo el presupuesto, sino se amplía la cobertura para poder alcanzar a todos los niños». 

Desde Colombia, Luisa Mora, en representación de la Unidad Administrativa Especial de Alimentación Escolar (UAPA), presentó las resoluciones que permitieron la prestación del servicio educativo y alimentario en la pandemia, con modificaciones de los lineamientos técnicos, administrativos y estándares del PAE. Fueron establecidos mecanismos para garantizar la estabilidad de recursos, modelos diferenciados para la ruralidad, elevación de la transparencia para permitir el acompañamiento del uso de los recursos, además de nuevas herramientas para promover la participación de pequeños productores agropecuarios locales en las compras públicas de alimentos. 

Desde República Dominicana, se destacó el trabajo del Sistema Integral para la Vigilancia Alimentaria y Nutricional del Escolar (SISVANE), que monitorea y mide el impacto nutricional del programa de alimentación escolar en el país. Lucía Vázques, en representación del Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (INABIE), explicó que fue posible desarrollar estrategias específicas para cada centro escolar según las necesidades de los estudiantes, especialmente frente a problemas como la obesidad, el sobrepeso y deficiencias nutricionales. En el bienio 2019-2020, más de 16.800 estudiantes fueron evaluados. 

El director ejecutivo de Qali Warma, Freddy Hernán Hinojosa, dijo que hubo transferencias financieras del gobierno central para los gobiernos locales, permitiendo comprar productos de la canasta básica familiar que fueron distribuidos a las familias. Contó que los profesionales fueron capacitados acerca de las medidas de bioseguridad para evitar la contaminación. Y explicó sobre el decreto que facultó al programa Qali Warma poder proporcionar alimentos a personas en situación de vulnerabilidad.

«Qali Warma, con la participación de otras entidades, contribuyó a atender con miles de toneladas de alimentos en todo el territorio nacional», dijo el director. El programa atendió a poco más de 4 millones de estudiantes peruanos en 2021, en más de 64 mil instituciones educativas, además de proveer 25 mil toneladas de alimentos para poblaciones vulnerables, en coordinación con 518 gobiernos locales. 

El curso

En su tercera edición, el curso internacional visa fortalecer las capacidades de profesionales de las áreas de nutrición, educación, salud, agricultura y otras para el desarrollo, implementación y seguimiento de acciones de educación alimentaria y nutricional (EAN) en el marco de los programas de alimentación escolar (PAE).

Además, busca promover la reflexión y comprensión acerca de la importancia de las políticas públicas de alimentación escolar como estrategias promotoras de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de la seguridad alimentaria y nutricional (SAN), la educación, la salud, la nutrición, la protección social y del cuidado del medio ambiente, incluyendo en el contexto de pandemia y post pandemia.

En sus ediciones anteriores, el curso capacitó a cerca de 5 mil profesionales de la región. El webinar de cierre de esta edición ocurre en el 27 de julio, a las 3:00 pm (hora Chile), con traducción simultánea al español y al portugués.

Contenido publicado originalmente en el sitio de la Cooperación Internacional Brasil-FAO

This site is registered on wpml.org as a development site.