Logo Raes__Es

‘Lo que los niños y niñas consumen influye en su proceso de aprendizaje’

La maestra Emy Alfaro, de Belice, comparte sus visiones sobre la implementación de un plan saludable en su escuela

Paulo Beraldo

La maestra Emy Alfaro, de Benque Viejo, Cayo, en Belice, no tiene dudas que a la hora de educar a niñas y niños sobre lo que comen todos los días. “Es sumamente importante dar visibilidad a los hábitos alimentarios, la obesidad, el hambre y otros aspectos de la alimentación y la nutrición en la educación de las y los estudiantes y sus familias”, dice la docente de la Escuela Primaria Hills of Promise, que tiene actualmente matriculados a más de 350 estudiantes. Emy cree que lo que las niñas y los niños consumen desencadena e influye en su proceso de aprendizaje y su salud en el futuro.

En el 2022, ella participó del curso ‘Alimentación y Nutrición para Docentes – Hacia un Programa de Alimentación Escolar Sostenible’, desarrollado en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) — en el marco del programa Mesoamérica sin Hambre AMEXCID-FAO— y con el apoyo del Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO.

La capacitación involucró actividades relacionadas con el fin de lograr un cambio de paradigmas y mentalidades. El compromiso de los docentes permitió a los facilitadores introducir conceptos básicos sobre Educación Alimentaria y Nutricional. Juntos discutieron la viabilidad de implementar actividades adecuadas y efectivas en esta materia entre sus estudiantes y las comunidades escolares. Muchos docentes se involucraron en el diseño de un nuevo plan de trabajo para replicar los mismos conocimientos a otros docentes en sus países de origen. Este es el caso de Emy.

Su escuela está comenzando a implementar un plan saludable que se formó después de esta capacitación, reuniendo a maestros, padres y estudiantes. En el 1 de noviembre de 2022, planean comenzar con este proceso en el que a los estudiantes solo se les venderá y se les permitirá consumir meriendas/frutas/verduras saludables y cultivadas localmente durante cuatro días a la semana.

“Luego se les dará un día libre en el que podrán elegir cualquier alimento que no sea necesariamente saludable, pero también se seleccionarán para que no sean demasiado poco saludables. Por ejemplo: gaseosas, bebidas azucaradas, chips, snacks azucarados, no serán vendidos ni permitidos en este día”, explica.

Según Emy, este proceso está planificado para un ciclo de aproximadamente 10 semanas. Si los estudiantes se adaptan bien, se pretende que se convierta en parte de la política de la escuela. “Haremos un seguimiento del proceso y desarrollaremos alternativas para lo que no funcione”.

Nos has contado que hablaste con los padres de los estudiantes sobre el derecho humano a la alimentación y la importancia de consumir alimentos producidos localmente y culturalmente adecuados. ¿Cómo ves la importancia de concientizar a las madres y padres y a toda la comunidad escolar sobre hábitos de alimentación saludable?

Aquí en Belice, ambos padres trabajan temprano en la mañana, ya sea que salgan a trabajar o trabajen desde casa. Debido a esto, la mayor parte del tiempo, las y los estudiantes están en la escuela y pasan algún tiempo solos en casa. La mayoría de las madres y los padres regresan más tarde en la noche y, a veces, solo pasan la hora de la cena con sus familias. Debido a esta cultura, hemos desarrollado el hábito de preparar comidas rápidas que consisten en su mayoría en alimentos procesados ​​que son económicos y fáciles de preparar.

La mayoría de los padres no tienen tiempo para educarse sobre el derecho humano a la alimentación y la importancia de consumir alimentos producidos localmente y culturalmente adecuados. Es por eso que los pocos minutos que toman para venir a la escuela a las reuniones de padres deben ser usados ​​sabiamente para informarles sobre la importancia de una alimentación saludable para sus familias. Una vez que ellos se den cuenta de que lo que están alimentando a sus familias, especialmente a los niños pequeños, no es bueno y hagan un cambio, nuestra comunidad puede convertirse en un lugar más saludable.

¿Cómo evalúa los beneficios de actividades como la Formación Virtual en Educación Alimentaria y Nutricional para Docentes – Hacia un Programa de Alimentación Escolar Sostenible?

Aplaudo al Ministerio de Educación junto con todas las demás organizaciones que se unieron para brindar esta capacitación. Muchos maestros de todo Belice que enseñan diferentes grados se reunieron y aprendieron información valiosa. Fue muy acertado comenzar a educar a los maestros en educación alimentaria y nutricional ya que los más pequeños están bajo nuestro cuidado y esta capacitación no solo nos enseñó contenidos y conceptos, sino que también nos enseñó métodos que se pueden aplicar y mejorar la Alimentación y la Nutrición en cualquier escuela.

Esta capacitación nos hizo reflexionar sobre nuestros hábitos alimentarios y hacer un compromiso con nosotros, nuestras familias, nuestros estudiantes y sus familias, para empezar a hacer un cambio hacia una comunidad más saludable.

¿Cómo fue la reacción de las y los estudiantes cuando empezaste con tus compañeros este cambio de hábitos? ¿Cómo funciona este proceso en el día a día?

Al principio, los estudiantes estaban un poco reacios con este cambio. Muchos de ellos disfrutan comiendo meriendas poco saludables que pronto no se permitirán en la escuela. Y algunos de ellos me etiquetaron como la que inició este proceso ya que fui yo quien lo impulsó con sus padres. Entonces, vendrían a mí y me preguntarían por qué estaba promoviendo este cambio. 

A lo que respondí con datos y estadísticas sobre la obesidad, el sobrepeso y otras enfermedades relacionadas con la alimentación no saludable. Mis respuestas sorprendieron a la mayoría y se comprometieron a comenzar a tomar decisiones saludables al elegir y comer sus meriendas.

A medida que pasa el tiempo, las y los estudiantes van sustituyendo estos productos poco saludables por frutas y comidas saludables caseras que se pueden comprar en la cocina del colegio o incluso algunos de ellos traen meriendas saludables de casa.

A su juicio, ¿cuál es la importancia de una educación que también dé importancia y visibilidad a los hábitos alimentarios, la obesidad, el hambre, etc.?

Para mí, lo que consumen las y los estudiantes desencadena e influye en su proceso de aprendizaje. En los últimos años he tenido situaciones en las que las niñas y los niños no reciben los alimentos adecuados que sus cuerpos necesitan y algunos están desnutridos y simplemente no pueden concentrarse durante el tiempo de instrucción. 

La mayoría de estos estudiantes se sentirían somnolientos independientemente de los tipos de actividades que se les presentaron y no se desempeñaron bien. Otras niñas y niños consumieron comida chatarra y dulces antes de entrar a clase, se vuelven hiperactivos y no pueden concentrarse durante el tiempo lectivo.

Lo peor de estos estudiantes es que también distraen a otros estudiantes que realmente tienen la intención de recibir una buena educación. Entonces, desde mi punto de vista, es sumamente importante dar visibilidad a los hábitos alimentarios, la obesidad, el hambre y otros aspectos de la alimentación y la nutrición en la educación de los niños y sus familias.

This site is registered on wpml.org as a development site.